F.C.E.F.N

....

 

O.A.F.A

 PRESENTE EN LAS ESCUELAS DEL GRAN

 SAN JUAN


POR UN CIELO SIN CONTAMINACIÓN

Por tercer año consecutivo, alumnos de 17 escuelas del Departamento Calingasta participaron del programa de educación ambiental “Por un cielo sin contaminación”, impulsado por el Observatorio Astronómico “Félix Aguilar” de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNSJ. Las actividades del programa se concentran en Parque Nacional El Leoncito.


 

Distinción otorgada por la Facultad de Filosofía Humanidades y Arte, al Observatorio astronómico Félix Aguilar, por las actividades que viene realizando en el año internacional de la astronomía. Esta distinción fué otorgada el pasado día 19 de octubre del corriente año con motivo de celebrarse el acto de apertura de la XVI REF.

Distinción otorgada por la Facultad de Filosofía Humanidades y Arte al Observatorio Astronómico Félix Aguilar, por las actividades que viene desarrollando en el año Internacional de la Astronomía, especialmente por  el concurso Telescopio Galileo Galilei realizado recientemente y en donde resulto ganador el colegio Dr. Manuel Alvar López, cabe también agradecer la participación desinteresada de todos los colegios participantes..


web Master  Ing.Alfredo CORNUDELLA

Temas Desarrollados: [Principales Proyectos de Investigación] [Programas Internacionales] [Asteroides en General] [Contribución al seguimiento de Asteroides

 

Astronomía de Sistemas Planetarios y Parámetros de Estructura Galáctica (ASiPEG)

 Principales Proyectos de Investigación

 

·      Determinación de movimientos propios estelares con referencia a galaxias externas.

·      Seguimiento de Asteroides del Cinturón Principal y NEOs.

·      Seguimiento y estudios físicos de cometas.

·      Fotometría de Asteroides

·      Estudios teóricos sobre la evolución colisional del Sistema Solar.

 

Programas Internacionales

  En lo que se refiere a la observación de asteroides cercanos a la Tierra (NEO), podemos distinguir dos tipos de proyectos: los que se orientan hacia el descubrimiento de nuevos objetos y los que se dedican al seguimiento de objetos ya conocidos. Ambos programas requieren de un gran esfuerzo y dedicación y son igualmente importantes. Abundan más los proyectos del segundo tipo (lo cual no deja de ser una ventaja ya que esto permite mantener “bajo custodia” a los objetos nuevos, para los que es necesario calcular con precisión la órbita y predecir futuros desplazamientos). Lamentablemente existe una marcada diferencia en cuanto a la distribución geográfica de los observatorios que se dedican al descubrimiento de nuevos objetos. Efectivamente,  casi la totalidad de tales centros se encuentran en el hemisferio norte, dejando así -al hemisferio sur- carente de una efectiva vigilancia. Esta es una situación preocupante ya que no se sabe en qué parte del cielo aparecerán los nuevos objetos.

Dentro de las instituciones que se dedican a rastrear el cielo en busca de nuevos objetos, podemos mencionar (entre otros) los programas LONEOS (Lowell Observatory Near-Earth Objects Search), LINEAR (Lincoln Near-Earth Asteroid Research) y NEAT (Near-Earth Asteroids Tracking). Estos proyectos -desarrollados en Estados Unidos- son responsables de, prácticamente, el descubrimiento del 95% de los nuevos asteroides; esto no debería sorprender ya que los programas de observación (financiados en su mayor parte por agencias estatales de Estados Unidos) fueron diseñados para tal propósito. Para ello cuentan con telescopios empleados, hasta no hace mucho tiempo, por la fuerza aérea norteamericana destinados al seguimiento de satélites de otras potencias. Ligeras modificaciones técnicas y la incorporación de detectores de última generación, han transformado a esos viejos telescopios en herramientas altamente competitivas y sumamente eficientes. Con estos programas, la NASA espera lograr una de sus metas más ambiciosas: descubrir, por lo menos, el 90% de los objetos NEA de más de un kilómetro de diámetro antes del 2010.

El hemisferio sur, como hemos dicho, carece de programas de búsqueda sistemática; los pocos descubrimientos que se realizan son fruto, en la mayoría de los casos, del azar. Así entonces, la principal contribución de las instituciones australes al estudios de los NEA se centra en el  seguimiento de los objetos descubiertos por los proyectos LONEOS, LINEAR, NEAT. Tres son los observatorios australes más activos en este campo: Siding Spring (Australia), ESO (Chile) y, por supuesto, la Estación Astronómica Dr. Carlos U. Cesco de la UNSJ.

Algunos programas espaciales también efectúan importantes aportes al conocimiento de estos objetos. Uno de ellos, tal vez el más importante, es la misión NEAR (Near-Earth Asteroid Rendezvous) de la NASA. Este satélite, lanzado el 17 de febrero de 1996, ha logrado posarse sobre asteroide 433 Eros. Las fotografías obtenidas -de un detalle y resolución sin precedentes- muestran un objeto marcado por cráteres de diversos tamaños que hablan de un pasado de grandes colisiones, lo que sustenta las teorías actuales sobre la evolución catastrófica del Sistema Solar.

El programa de seguimiento de NEOs que realizan los miembros del grupo ASiPEG, está parcialmente financiado por la NASA.

 

Asteroides en General

 

La historia de los asteroides comenzó el 1 de enero de 1801 (primer día del siglo XIX) cuando Giuseppe Piazzi, del observatorio de Palermo, Sicilia, descubrió el primer asteroide, para el que eligió el nombre Ceres. Al año siguiente, en 1802, Heinrich Olbers descubrió un segundo objeto, al que llamó Pallas. Posteriormente, en 1804, se descubrió Juno, el tercer asteroide y en 1807 Vesta, el cuarto objeto.

            El quinto asteroide, denominado Astraea, fue recién descubierto en 1845. Desde 1801 y hasta comienzos del siglo XX, los asteroides fueron descubiertos visualmente. Sin embargo, con la introducción de la placa fotográfica, hacia fines del siglo XIX, se facilitó mucho el trabajo de búsqueda y permitió incrementar considerablemente el número de objetos descubiertos por año. Para fines de 1980 ya se había catalogado unos cuatro mil asteroides. Actualmente ya se conocen más de veinte mil y hay otros 85 mil objetos que esperan ser designados una vez que se haya acumulado una mayor cantidad de datos que permitan determinar las respectivas órbitas con mayor certeza. La gran sensibilidad de los detectores modernos, unida a telescopios de mayor tamaño y a la financiación de proyectos específicos de búsqueda ha permitido incrementar el número de descubrimientos por año.

            Aproximadamente el 90% de los asteroides –catalogados hasta el momento- gira alrededor del Sol entre las órbitas de Marte y Júpiter (región denominada Cinturón Principal). Otros grupos de asteroides han preferido, sin embargo, “radicarse” en la parte externa del Sistema Solar, en la zona que se conoce como el cinturón de Kuiper. Un tercer grupo de objetos ha migrado, por diferentes razones, hacia la parte interna del sistema y sus miembros se mueven en la vecindad de la Tierra; estos objetos –potencialmente peligrosos por las posibilidades de impacto con nuestro planeta- constituyen el grupo de los NEA (por su sigla en inglés, Near-Earth Asteroids).

            Dentro de los NEA se hace una clasificación más detallada; para ello se tiene en cuenta si la órbita del asteroide corta o no la órbita de la Tierra como así también las distancias al afelio y perihelio. Esto permite referirse a objetos NEA de la familia de los Apolos, o los Atenas, etc. Lo importante de destacar es que independientemente de la familia que integren, TODOS los NEA se mueven en la vecindad inmediata de la Tierra. Recientemente se ha introducido un subgrupo dentro de los NEA: los PHA (Potential Hazardous Asteroids, asteroides potencialmente peligrosos) para identificar aquellos objetos que en un momento cualquiera se ubican a menos de siete millones y medio de kilómetros de la Tierra (es decir unas 18 veces la distancia Tierra – Luna).

La contribución del grupo ASiPEG al seguimiento de asteroides

 

La astronomía en San Juan se inició el 28 de septiembre de 1953 con la fundación del Observatorio Astronómico Félix Aguilar (OAFA), dependiente de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ). Como una rama muy importante de tal centro, el 31 de marzo de 1965 se inauguró la hoy denominada Estación Astronómica Dr. Carlos U. Cesco, ubicada en el departamento Calingasta de la provincia de San Juan. Es en este centro de observación donde efectivamente se lleva a cabo un activo programa de seguimiento de asteroides, en particular de los NEA y dentro de ellos, de los PHA en forma especial.

El observatorio Dr. Carlos Cesco es el único instituto profesional del país dedicado a este tipo de investigaciones. A la fecha ya ha reportado más de 20 mil posiciones individuales de asteroides y cometas y ha descubierto del orden de cien asteroides y cinco cometas. En la actualidad –y gracias a la incorporación de nuevas y sofisticadas tecnologías de observación- continúa con el seguimiento constante de los asteroides que se desplazan por el cielo del hemisferio sur.

            La primera observación de un objeto del tipo NEA (Near Earth Asteroid, por sus siglas en inglés) efectuada en la Estación Dr. Cesco –y primera, en general, realizada desde San Juan- se efectuó la noche del 2 de febrero de 1965, oportunidad en la que se fotografió el asteroide (1036) Ganymed (cabe destacar que dicho registro se obtuvo casi dos meses antes de la inauguración oficial de la Estación Dr. Carlos U. Cesco). Desde entonces –y hasta la fecha- el seguimiento de asteroides de distintas familias ha sido una constante actividad dentro del grupo.

 

 

 

 

 

 

 

Google


Imagen On-Line del Telescopio H-Alpha, (HASTA)

Imagen on-Line, Telescopio H-Alpha ubicado en el Observatorio Carlos U. Cesco, El Leoncito San Juan

Latests On Line H-Alpha Image


Imagen On-Line del Telescopio MICA, (The mirror coronagraph for Argentina )

Imagen on-Line, Telescopio H-Alpha ubicado en el Observatorio Carlos U. Cesco, El Leoncito San Juan

Latests On Line Mica Image


TELESCOPIOS INSTALADOS EN LA SEDE CENTRAL Y LA ESTACIÓN DE ALTURA CARLOS U. CESCO 


Anuario 2011

Anuario 2012

Este anuario astronómico tiene como objeto principal, proporcionar a docentes y aficionados en general datos útiles sobre temas astronómicos. Aquí se presentan datos como : circunstancias locales (San Juan) de las salidas y puesta del sol y luna, datos generales sobre planetas, estrellas y eclipses.


Visitas Nocturnas

Las visitas nocturnas  a la sede central del OAFA, se llevan a cabo los días, lunes, martes, jueves y viernes  al las 20 30 hs.

Solicitar turno con anticipación a los teléfonos 4231467/8494 de lunes a viernes de 8:00 a 12:00 hs.


 

 Sede Central del Observatorio Astronómico Félix Aguilar, ubicada en el departamento de Chimbas San Juan


ABC